Seguimos en esta hermosa aventura.

El viaje hasta la Robla sin problemas, con un montón de ilusiones en los muchachos/as.

Disfrutaron de la piscina, comieron y tomaron posesión de nuestra «escuela de magia»; conocieron a sus nuevos «profesores» y a sus compañeros de grupo.

Hoy, durante la mañana, fuimos conociendo y descubriendo las cualidades de cada uno de los acampados. La tarde, después de trabajar nuestras varas ‘mágicas’, nos acercamos a Tawima para disfrutar de la poza en el río Curueño y del sol.

Marcar como favorito enlace permanente.